Chapter 5 ” Día de la Madre”

 

Tailandia es un país extremadamente monárquico ; hasta el punto de que hablar mal del rey puede suponer ir a la cárcel una temporada. Es especialmente llamativo el hecho que vayas por donde vayas te encuentras retratos del rey y banderitas tanto de Tailandia como amarillas que representan al rey.

Por consiguiente no es difícil aceptar que el día de la madre sea el día de cumpleaños de la reina, el 11 de Agosto.Este año cae en Sábado por lo que el lunes es festivo, y en los colegios se celebra el jueves o el viernes.En el caso del grupo de trabajo de Raquel, lo celebramos el Jueves en las escuelas de bambú, donde están los niños que todavía no entienden perfectamente el Tailandes.

Este día se cambian las banderas por el color azul de la reina, los niños iban todos muy guapos y iban bien vestidos e incluso maquillados.Estaban con las madres y en  el caso de que ellas trabajasen venían tías. Estaban con las madres y en el caso de que ellas trabajasen venían tías y abuelas. Conocimos a una mujer filipina que había creado una casa donde cuidaba de 40 niños, 6 de ellos estaban en las escuelas. Los niños hicieron bailes y después de cda uno se arrodillaban frente al retrato de la reina. También  les dieron regalos, que eran chanclas y material escolar . Lo que más nos llamó la atención fue el cariño hacia nosotros sin apenas conocernos. Nos pusieron comida de fiesta : arroz 8 indispensable en este país),noodles y alitas de pollo., a las escuelas. Nos ha llamado mucho la atención que cuando hemos llegado estaban todos en fila, en silencio y escuchando música clásica tailandesa o actual ” mindfullness”. Después nos hemos dividido , dos de nosotros en cada clase y hemos intentado enseñar inglés a los niños.Algunos son tranquilos pero la mayoría, como les llaman ellos son unos little monkeys. Después de comer hemos estado jugando a juegos como el bulldog, el pañuelo, el pato cua, el escondite inglés…. A pesar de ser un poco difícil comunicarse, nos hemos divertido muchísimo. Una experiencia que recordaremos para siempre.

Isabel Ibañez

Hoy 10 de agosto también se ha celebrado el día de la madre en Parmenia, la escuela donde estamos instalados y donde realizamos los trabajos de voluntariado.

Aquí nos hemos reunido todos en el patio cubierto/gimnasio/salón de actos, donde en un altar presidía una imagen de la reina de Tailandia. La ceremonia ha comenzado con un discurso hacia la reina y algunos cantos. Le han seguido muchos bailes organizados por las niñas de la escuela e incluso ha habido entrega de premios tanto a madres como a alumnos. Tras este festival tan ameno y divertido ha llegado el momento culmen de la celebración: todos los niños fueron delante de sus madres, las cuales estaban sentadas en unos bancos en un lado de la sala, y se han arrodillado frente a ellas ofreciéndoles una flor blanca con un imperdible para que pudieran colocársela en la ropa. Ha sido entonces cuando todos nuestros ojos se han humedecido ante aquella entrañable imagen de cariño y respeto. Pero entonces, nuestra mirada ha echado un vistazo por toda la sala y hemos podido comprobar que había niños sentados en el lado opuesto a las madres. Una de las niñas lloraba, y no hemos dudado en acercarnos a darle un abrazo, pues ella no tenía madre a quien poder colocarle la flor. Las lágrimas no cesaban de correr por nuestras mejillas cuando una profesora ha dejado que la niña le colocara la flor en su camisa. Emoción, tristeza y cariño eran sentimientos encontrados que luchaban unos con otros en nuestros corazones. Julie, la niña de la que hablo, ha acogido con cariño y agradecimiento nuestros abrazos y finalmente nuestra compañía ha conseguido que su ánimo mejorara.

Después de tan intensa secuencia, se han colocado mesas y bancos por la sala y se han servido cazuelas enormes con sopa y nuddles para repartir a las familias y hacer una comida común entre todos. Y después de comer, las familias y los alumnos se fueron a sus casas para comenzar a disfrutar este fin de semana largo que les esperaba, ya que será el martes cuando vuelvan a la escuela.

Podemos decir que esta experiencia en Parmenia nos ha tocado el corazón de una manera nueva y estamos infinitamente agradecidos de haber podido compartir algo tan especial y tan lleno de preciosos sentimientos.

Teresa de Mendoza 

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Qué rápido pasa el tiempo! Apenas sin darnos cuenta ha llegado el final de nuestro voluntariado. En nuestras retinas quedan grabados los rostros de todas aquellas personas que nos han acompañado durante este mes: niños, Hermanos, profesores, cocineras,… En estos últimos días hemos finalizado las clases, terminado la biblioteca y hemos sacado un tiempo extra para pintar los carteles de la entrada del colegio.

Nuestra última noche en Dire Dawa celebramos una cena de despedida en la que los Hermanos nos dedicaron unas palabras de agradecimiento. La noche terminó entre risas y bailes vestidos con trajes etíopes que los Hermanos nos regalaron como recuerdo.

Ahora pasamos unos días conociendo las diferentes obras de La Salle en Etiopía. Nos provoca gran satisfacción el comprobar que todos tienen un objetivo común, la educación como herramienta de progreso.

Solo nos queda un día y nuestro corazón se parte en dos. Por un lado, deseosos de volver a España y ver a nuestras familias y por otro, tristes por todo lo que dejamos aquí. No hay palabras para describir todo lo vivido, pero de lo que sí estamos seguros es que en nuestras vidas hay un antes y un después de Dire Dawa.

Merci beaucoup

Ha finalizado nuestra aventura africana. Sin embargo, tenemos muchas cosas que contaros. En primer lugar, esta semana no solo hemos intentado poner nuestro granito de arena formando a nuevos profesores de la escuela nueva, sino que hemos finalizado exitosamente los diseños de la pintura de la tapia del  colegio. Esto útlimo ha sido posible gracias a la ayuda del pintor de la escuela, Clemente. Además, tuvimos el honor de ser invitados a la casa del mismo, el cual nos recibió, junto a su mujer, con una gran humildad y hospitalidad.

Nuestras tardes con los niños también han llegado a su fin, los cuales han participado activamente en la  realización de nuesto video para el 300 aniversario de la Salle. Siempre guardaremos con mucho cariño el recuerdo de cada uno de ellos, su sencillez y su alegría en las pequeñas cosas.

De la misma manera, la comunidad de hermanos ocupará un lugar importante en nuestros corazones. Ha sido un ejemplo de acogida, generosidad y fraternidad. Queremos mencionar a todos y cada uno de ellos. Al hermano Marious, por su atención y su capacidad de transmitir la importancia del esfuerzo diario y la constancia en el trabajo. Al hermano Gil, por su templanza y paciencia continua. Al hermano visitador, por contagiarnos su alegría en la forma de vivir. Y, especialmente, al hermano Paco, el cual se ha entregado plenamente a nosotras sin mirar el cansancio, con el cariño y la atención de un PADRE.

En general, cada una de las personas que se han cruzado en nuestro camino dejando una huella en nosotras. Y, especialmente mencionar a nuestras familias, las cuales nos han dado la seguridad que necesitábamos en la distancia y nos han recibido en el aeropuerto, de la mejor forma posible que se podía pedir: al son de la tuna y sus canciones.

Por último, agradecer a Proyde la oportunidad ofrecida para descubrir la riqueza de África y sus incalculables tesoros.

 

Merci a tous et a toutes!

 

! HASTA SIEMPRE!

A golpe de brocha

Nada más comenzar nuestra nueva semana nos dimos cuenta de que la improvisación y la incertidumbre de estos días atrás, y de la que ya os hemos hablado, han quedado en un segundo plano. ¡Por fin empezamos a pintar¡ Las brochas y la pintura, azul y amarillo en representación de La Salle, han sustituido muchos de los talleres y juegos que compartíamos con los niños; aunque aún disfrutamos de momentos, abrazos, risas y cosquillas colándonos en el cole entre brochazo y brochazo. De alguna forma, nos ayudan a recargar pilas para superar esta rutina de trabajo. También ver los resultados de todos los días pasados aquí, codo con codo con los obreros, nos anima a seguir implicados al máximo con nuestro proyecto.

De nuevo, otro cumpleaños a celebrar. Esta vez la mayoría de edad de Alex, uno de los miembros del grupo. Desde primera hora de la mañana teníamos claro que queríamos que se sintiera como en casa así que, aprovechando que le tocaba la ruta del bus escolar, decoramos su habitación para darle una sorpresa. Pancarta, globos, algo de música… ¡y listo¡ Siguiendo los deseos del cumpleañero, los hermanos volvieron a deleitarnos con una gran cena de comida india, a lo que sumamos una rica tarta de chocolate que, con un poco de imaginación, seguimos saboreando. Como broche final, un doti (faldita india muy masculina) de regalo.

Este finde no hemos podido darnos el lujo de descansar mucho. El hecho de que la obra tiene que estar terminada para nuestra vuelta es lo principal, y si por algún casual se nos olvida, ya está el hermano Reagan para recordárnoslo. No obstante, tuvimos la tarde del sábado de relax. Con Dani, otro voluntario español que está teniendo su propia experiencia con los jesuitas, visitamos la basílica de la Estrella del Alba. Además, como ya es casi costumbre los fines de semana, fuimos a la playa. Después de nuestra última experiencia, que también conocéis ya, la mayoría decimos prescindir del baño, lo que fue sustituido por una partida de cartas con mucha expectación, muchos selfies y un buen paseo. De vuelta a casa, pudimos saborear un rico coco.

La siguiente semana continúo sin muchos cambios. Sin embargo y contra pronóstico, el sábado pudimos disfrutar de una mañana sin pintura de por medio. Cómo es tradición aquí, algunos sábados los niños vienen al cole para participar en actividades lúdicas. En este caso, baile. La alegría y el ímpetu con el que todos se movían, profes incluidos, nos motivó tanto que hasta nos atrevimos a intentarlo. Pese a nuestras buenas intenciones, todavía nos queda mucho por mejorar.

Tristemente, la cuenta atrás ya ha comenzado y son pocos los días que nos quedan por disfrutar aquí. Aún así os mantendremos informados de cada detalle.

Chapter_4 ” Celebramos nuestra estancia”

Hoy 9 de agosto, ya llevamos 6 días conviviendo y ayudando en este voluntariado tan maravilloso que nos ha tocado vivir.

En resumen, no olvidaremos jamás el banquete que nos prepararon las niñas la noche de 5 para darnos la bienvenida. La cena comenzó con un majestuoso plato de arroz y pollo que nos metimos entre pecho y espalda con la intención de saciar ese hambre que nos corroía, debido al trabajo realizado a lo largo del día. Acto seguido, las chicas nos deleitaron con un baile de muy típico del país, el cual nos recordaba a muchos de nosotros a unas sevillanas con un toque oriental. Para finalizar la velada y después del admirable baile pasamos un grandioso rato jugando a las cartas y enseñándoles típicos juegos como el “ninja”, y algún que otro baile reguetonero. Creyéndonos ya como si fuéramos sus hermanos mayores, les dimos las buenas noches con la intención de verlas de nuevo al día siguiente. Cuando volvimos a nuestra humilde residencia y antes de irnos a dormir por el cansancio jugamos unas partidas a grandiosos juegos como el MUS y como no, el Pueblo Duerme.

A la mañana siguiente, tras el típico y necesario café matutino, nos pusimos manos a la obra y fuimos a echar una mano a nuestro querido amigo Ñe. La mañana se nos hizo muy amena entre el pico, la pala, un par de cigarrillos y como no: risas y diversión; tal y como dijo Thomas Jefferson ” el trabajo agusto, no cansa jamas”. Ya despues de comer, tras habernos echado una buena siesta, volvimos a rematar los que nos quedaba por terminar de la mañana.

Para cenar tuvimos la suerte de compartir mesa con las niñas del colegio. Comenzando,  como siempre, con la oración pasamos un buen rato comiendo, jugando a las cartas y viendo como algunas pocas terminaban los deberes. Para terminar el día el Hermano Víctor nos invitó a ver un documental en la sala de ordenadores acerca de su historia y la del colegio. Es admirable ver como la vida de una persona con un cierto punto de compromiso y amor al prójimo, es capaz de salvar y ayudar a tantas otras.

Deseando que esto no se acabe nunca. Mañana mas…

Luis Sola

Chapter _3 ” Nos vamos acoplando”

Ya estamos a 8 de agosto y esta mañana por primera vez tres de nosotros han ido a la

Ya estamos a 8 de agosto y esta mañana por primera vez tres de nosotros han ido a la frontera les ha parecido muy conmovedor , algo único que verdaderamente merece la pena, a pesar del madrugón que se han pegado. El resto nos morimos de ganas por ir a recoger a los niños y ver toda ese zona  a primera hora de la mañana llena de vida.

En cuanto al trabajo, los progresos se van notando. Hoy en el grupo de Emilio hemos asfaltado el doble que el día anterior. No obstante, aunque deberíamos estar mucho más cansados parece que el cuerpo se va acostumbrando, tanto como Ñe a nosotros, que hasta nos ha dejado tiempo para descansar y no para de reirse con nosotros, !incluso le ha dado un cachete a Emilio! Los niños también nos han agradecido nuestro trabajo y  nos han regalado unos papelitos con palabras en tailandés, que nuestro traductor oficial (Jorgefa) está intentando descifrar.

Por otro lado, los del grupo de Raquel han plantado hasta doscientos árboles, ya que han cambiado su técnica y ahora todo va sobre ruedas, mientras que otros días tenían que cavar mucho más profundo, se han dado cuenta de que no era necesario.

Las tardes dan para mucho. Jugamos al volley y al fútbol con los internos y ya nos llevamos muy bien con algunos como Tutulé, Doraemon o Nanatué. Gracias a ellos ya controlamos cada día un poco más de tailandés y nos entendemos cada vez mejor.

Esta noche nos espera, a parte de nuestra tradición favorita “pueblo duerme”, una fiesta de bienvenida por parte de las niñas del “blue  sky home” en la que nos van a bailar y nosotros a ellas, algo que nos hace mucha ilusión.

Por último, lo que más estamos esperando todos, incluso más que ver elefantes ( lo que ya nos acaban de confirmar), es que Herrando deje de escaquearse y saque la basura por una vez, que ya es hora.

Paula Rivas

Vita flumen!

Segunda semana en Nagapattinam. 7:55am, el despertador suena. En cinco minutos es la hora de desayunar, de coger fuerzas para el nuevo día aquí. Es lunes, por lo que tenemos toda la semana por delante. La incertidumbre de no saber cual es nuestra tarea hasta el último momento es continua, y se apodera de nosotros mientras disfrutamos las típicas tortas de arroz que desayunamos todos los días, acompañadas de café ( o té) . Aún no sabemos el papel tan grande que jugará esta improvisación en nuestro día a día.

Después, llega la hora de ir al cole. Nuestro trabajo con los más pequeños va dando resultados: escribimos con ellos los números, las letras… e incluso con algunos los colores.
Y la verdad es que nos sorprende que a pesar de la gran diferencia que existe entre unos y otros en su ritmo de aprendendizaje, todos se saben nuestros nombres. A día de hoy es innegable el cariño que nos hemos cogido entre todos. Por otro lado, con los mayores seguimos con los talleres: máscaras de animales, pulseras, muñequitos con pinzas de la ropa… Además de dar alguna que otra clase de ciencias en las que aprendimos nosotros incluso más que ellos. Hasta hemos podido presenciar los ensayos del desfile que realizarán con motivo del día de la Independencia el 15 de agosto.

Las horas pasan rápido, como todo aquí, y llega el momento de trabajar. Nuestra situación actual es que nos encontramos en una semana de transición, pues los obreros no necesitan muchas veces de nuestra ayuda, por lo que con ellos hemos estado haciendo pequeñas tareas sin importancia. Tendremos que esperar a participar de forma más activa para cuando comencemos a pintar el colegio y el comedor recién construido.

Las noches y los días vuelan. El miércoles es un día un poco distinto, pues celebramos nuestro primer cumpleaños desde que llegamos a la India: el del hermano Reegan. Unas cervezas, una cena especial y una tarta típica de aquí, nos sorprenden a la noche y nos hacen disfrutar de una velada distinta a la que estamos acostumbrados.

De repente, parpadeo y llega el fin de semana. Tras una larga travesía, nos encontramos con otro grupo de voluntarios españoles del sector noroeste, con los que disfrutamos de un gran día visitando dos memoriales y la playa. De esta podemos decir que fue toda una experiencia bañarse. Pudimos vivir en nuestra piel cómo es meterse al agua con ropa, al igual que el resto de mujeres de este país, lo que supuso una aventura no solo a la hora del baño, sino también a la hora de cambiarse después. Sin duda un choque cultural que nos ha marcado mucho a todas las del grupo. Por otro lado, el domingo fue jornada de descanso, muy necesaria tras la semana.

Cómo ya hemos dicho, el tiempo pasa rápido, y la rutina en Nagapattinam, que ya se ha convertido en nuestra casa, nos hace perder la noción del tiempo. En un abrir y cerrar de ojos estaremos de vuelta en España, con muchas cosas que contar, más de las que os contamos aquí y que podamos expresar con palabras. Mientras tanto, de momento tendréis que esperar unos días para saber más de nuestra experiencia aquí. Hasta entonces, kutpai!

Chapter_2 ” Primer día de trabajo”

Hoy ha sido nuestro primer día de trabajo,  y lo hemos dado todo tanto que nos han premiado con 2 h más de sueño mañanaYeahhh!

Somos un grupo grande, de 15 personas así que como dijo el César: ” Divide y vencerás. Así que, mientras unos se han dedicado a cementar un camino, otros han plantado árboles de Teka y los demás hemos desatascado una acequia y hemos empezado la costrucción de otra.

A los 30 minutos el monzón ha empezado a coquetear con nosotros, como de costumbre la cosa ha ido a más y la lluvia ha sido capaz de trasformarse en energía para seguir con el trabajo, llegando a convertirse en una experiencia brutal. Así que mañana seguiremos ” A TOPE” con ello, aunque el hermano Víctor o nuestro Dios a día de hoy , nos dice que debemos tomarlo con calma.

Muy buenas sensaciones, ganas de ayudar y aportar todo lo que esté en nuestras manos, en definitiva , #goodvibesonly”

¡Estamos ansiosos por conocer a los niñas del Bluesky y pasarlo bien con ellas,

Hoy todo el colegio nos ha dado la bienvenida, con vamos cantos y saludos, y mientras izaban la bandera, la banda de música ha tocado el himno nacional .

Toda una declaración de buenas  intenciones por lo que , seguro, merecerá la pena trabajar y cantar bajo la lluvia.

 

Raquel Aranda

Chapter _1 ” Primer fin de semana”

El viaje fue duro y ha hecho mella en nuestros cuerpos. Al llegar nos colocamos en nuestras habitaciones y cenar algo. Nos fuimos a la cama taras unos juegos de cartas.

A la mañana siguiente nos levantamos tarde cerca de las 9:00 de la mañana y le hicimos esperar al hermano Víctor que se ha convertido en nuestro gran protector , es un santo.

Al final nos pusimos en movimientos en las furgos descapotables , toda una aventura y fuimos a ver el paso fronterizo entre Tailandia y Myanmar antigua Birmania. Los chicos del cole son en mayoría Birmanos y cruzan todos los días la frontera , También llamado paso de las tres Pagodas.

El hermano nos llevo a la originaria escuela de Bambú donde con las anécdotas y el ambiente pudimos respirar y sentir el corazón de estos valientes misioneros que incluso son capaces de luchar con los soldados por la educación de los niños . Np se nos va olvidar este lugar nunca y lo mejor que volveremos a celebrar el día de la madre con los chicos.

Por la tarde un lugar increíble con uno de los puentes construidos de madera más largos del mundo. El grupo aprovecho  para mostrarse como es , jovial y con muchas ganas de conocer y disfrutar de este país. Aunque algunos no nos gusten mucho las alturas y pasáramos un rato más particular pero conseguimos vencer al vértigo.

En la cena nos organizamos en dos grupos para los trabajos del día siguiente y además seremos presentados en la izada de la bandera a todo el colegio, Unos muses y demás juegos de cartas y a la cama prontito  porqué aquí  anochece sobre las 20:00

Emilio Escudero

NUESTRA AVENTURA CONTINUA (PARAGUAY18)

Después de varios días sin WiFi, volvemos con más noticias.

El día 30, con motivo del día de la amistad, los voluntarios, tanto nosotros como los de gente pequeña, (los cuales están a punto de terminar su experiencia aquí en El Chaco) nos encargamos de preparar una jornada especial llena de juegos, talleres, bailes, risas y mucha, mucha diversión. La mañana comenzó con una “Ginkana” en la que contamos con la estimada ayuda de los alumnos de 9º grado.

Nuestro día está lleno de actividades como apoyo educativo, en varias materias y grados; clases de inglés, castellano y matemáticas. Además por las tardes añadimos a los talleres que ya existen a diario en la escuela, los de restauración y cocina.

El entorno en el que estamos posee una gran variedad de fauna y flora, la cual no deja de sorprendernos. En los distintos tajamares (pequeñas lagunas de agua y barro que están alrededor de nuestra escuela), hemos encontrado yacarés (cocodrilos), yararás (serpientes), curucús (sapos), osos hormigueros, zorros, multitud de aves y por supuesto, no nos podemos olvidar de nuestros amigos los mosquitos.

Es de destacar las condiciones meteorológicas que estamos teniendo este año, en los que amanecemos con bajas temperaturas y a media tarde el día va calentando, a pesar de ser invierno, en el Chaco las temperaturas suelen ser altas debido al viento norte que es caluroso pero este año estamos viviendo un invierno atípico donde nos abrigamos a primera y última hora del día.

Nos despedimos con una de las imágenes que El Chaco nos regala en cada atardecer.