Todas las entradas de: Mónica Jiménez

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Qué rápido pasa el tiempo! Apenas sin darnos cuenta ha llegado el final de nuestro voluntariado. En nuestras retinas quedan grabados los rostros de todas aquellas personas que nos han acompañado durante este mes: niños, Hermanos, profesores, cocineras,… En estos últimos días hemos finalizado las clases, terminado la biblioteca y hemos sacado un tiempo extra para pintar los carteles de la entrada del colegio.

Nuestra última noche en Dire Dawa celebramos una cena de despedida en la que los Hermanos nos dedicaron unas palabras de agradecimiento. La noche terminó entre risas y bailes vestidos con trajes etíopes que los Hermanos nos regalaron como recuerdo.

Ahora pasamos unos días conociendo las diferentes obras de La Salle en Etiopía. Nos provoca gran satisfacción el comprobar que todos tienen un objetivo común, la educación como herramienta de progreso.

Solo nos queda un día y nuestro corazón se parte en dos. Por un lado, deseosos de volver a España y ver a nuestras familias y por otro, tristes por todo lo que dejamos aquí. No hay palabras para describir todo lo vivido, pero de lo que sí estamos seguros es que en nuestras vidas hay un antes y un después de Dire Dawa.

SEGUNDA SEMANA EN DIRE DAWA

En poco tiempo hemos conseguido mimetizarnos con “nuestro” colegio, Bisrate Gabriel School. Acudimos diariamente a clase para observar y participar.

Los niños se van haciendo poco a poco a nuestra presencia. Hemos pasado de ser novedad a una parte más de su día a día.

La biblioteca comienza a tomar forma. Ya hemos clasificado todos los libros y ahora nos toca limpiar, etiquetar y colocar. Esta tarea se ha visto reforzada con la llegada de Alfonso y Charo, a los que recibimos con una bonita ceremonia del café. ¡¡Bienvenidos a Dire Dawa!!

Hemos continuado con nuestras visitas al hogar de las Sisters, y hemos compartido ratos y experiencias con el equipo de voluntarios españoles. Esta semana han finalizado su estancia aquí, a la vez que ha terminado el summer camp con los niños. Han realizado una gran labor. Les deseamos un buen regreso a casa.

No todo han sido clases, también hemos ido con los Hermanos a una peregrinación ortodoxa, hemos visitado algún mercado y hemos subido a la montaña para poder divisar la ciudad desde lo más alto.

La convivencia entre nosotros está siendo muy intensa y positiva. Durante estos días estamos compartiendo momentos especiales, como la celebración de tres cumpleaños, e intercambiando vivencias personales que nos están ayudando a conocernos más y a crecer como grupo.

Un beso enorme desde este rincón de África.

Salam!

Tras ocho horas y dos vuelos, el 16 de julio llegamos al aeropuerto internacional de Dire Dawa donde el Br. Kassaye nos estaba esperando con la furgoneta para llevarnos al Bisrate Gabriel School, nuestra casa durante las próximas cuatro semanas. Los Hermanos nos recibieron con una deliciosa comida que fue muy bien recibida tras el largo viaje.

Ese mismo día por la tarde, el Br. Sam nos llevó al hogar de las Misioneras de la Caridad con las que los Hermanos colaboran habitualmente. Allí llegan niños, mujeres y hombres con diferentes realidades y las Sisters les ofrecen su acogida. Por primera vez pudimos ver los grandes contrastes con los que nos encontraremos durante nuestra estancia aquí.

Los siguientes días los dedicamos a conocer las instalaciones del colegio y al profesorado. Nuestra labor aquí va a ser muy variada. Por las mañanas participaremos en las clases de inglés y colaboraremos con los profesores. También nos encargaremos de ordenar y clasificar los libros de la biblioteca de Secundaria para que sea más funcional y accesible para los estudiantes. Por las tardes nos encargaremos de hacer actividades experimentales en el laboratorio con un grupo de alumnos del colegio y realizaremos talleres con los niños. Además, dos días a la semana iremos al Hogar de las Sisters para colaborar con ellas en la escuela de verano que realizan con los niños de la calle. Casualmente allí nos hemos encontrado con un grupo de 19 voluntarios españoles que han venido a colaborar con ellas.

Los Hermanos nos han acogido como una parte más de su Comunidad, compartiendo con nosotros buenos momentos (partidas de cartas, visita a familias,…) y muchas tertulias que nos han enriquecido y nos han permitido conocer más acerca de la realidad social del país.

En el poco tiempo que llevamos aquí, las muestras de cariño y aprecio que estamos recibiendo nos hacen sentirnos como en casa. Poco a poco vamos estableciendo un vínculo con los niños, aprendiendo sus nombres y algunas palabras en amárico, algo nada fácil para nuestros oídos.

En los próximos días os iremos contando más sobre nuestras vivencias y nuestro progreso con el amárico.