Todas las entradas de: Eugenia Criado Clemente

ASANTE SANA KAREMENO

El Proyecto ya ha llegado a su fin. Aunque la construccion no ha terminado, las casas estan casi acabadas. Esta ultima semana nos hemos dedicado a dar los ultimos retoques a la obra. Mientras las manos profesionales se dedicaban a rasear la fachada y poner el tejado, nuestra labor ha consistido en picar las paredes para poder meter los tubos y cables. Aunque parezca simple, nuestras manos lo han sufrido.

Trabajar por la manana y por la tarde en la obra, nos ha dado la oportunidad de constuir lazos mas fuertes con los obreros. Para dar por finalizado nuestro proyecto, asistimos a una cena de despedida con todos los trabajadores con los que hemos compartido buenos momentos durante nuestra estancia.

En una de nuestras visitas a Nakuru, tuvimos la occasion de conocer el CDC (Child Discovery Centre). Este proyecto esta dirigido por uno de los hermanos de la comunidad de Nakuru y trata de acoger a ninos de la calle, aquellos que viven en situacion de vulnerabilidad. Les proporcionan alojamiento, comida y les dan la oportunidad de acudir a los colegios de la zona. Al hablar con ellos, pudimos darnos cuenta de que son como una familia.

Otra de las visitas que pudimos realizar, fue al colegio St Mary’s de los hermanos de La Salle el cual esta situado en el centro de la ciudad de Nyeri. En este colegio tambien ha habido un grupo de voluntarios, en este caso eran del Reino Unido y tambien se han dedicado a la construccion de un edificio. En este centro hay dos lineas de accion, una dedicada a la educacion secundaria y la otra a la acogida de ninos de la calle. Para entender mejor este ultimo proyecto, nos adentramos en los barrios vulnerables de la zona de la mano de profesores y antiguos alumnos del colegio.

En nuestro tiempo libre, hemos visitado la ciudad de Nyeri y sus campos de te asi como las cataratas Thompson. Estas escapadas nos han abierto mas los ojos en cuanto a la realidad social del pais. Al sumergirnos en lugares poco visitados por los turistas y que en pocas guias aparecen como lugares de interes, vivimos de primera mano la precariedad laboral y el esfuerzo que los trabajadores realizan para llevarse muy poco a cambio. Fuimos testigos de como cargaban cestas llenas de hojas de te tras un largo dia de trabajo.  

Aunque sabemos que sera necesario dejar pasar un tiempo a nuestra llegada para poder asimilar todo lo vivido, podemos anticipar que todas las experiencias tendran  una repercusion en nuestra vida cotidiana. Han sido muchos dias intensos de trabajo, convivencia y compartir y ahora toca lo mas duro que es reflexionar mientras intentamos volver a retomar nuestra rutina.

Por todo esto, solo nos queda decir ASANTE SANA KAREMENO, ASANTE SANA KENYA

Mover montaNNAS

Despues de tres semanas de trabajo.

Despues de tres semanas en Karemeno, las casas que empezamos a construir comienzan a tomar forma. Primero cavamos los cimientos y despu’es aprendimos a mezclar cemento.A pesar de ser una prioridades una obra de poca envergadura por lo tanto, no se alquila maquinaria. Solo disponemos de una compactadora de cemento que extrae el aire y evita que queden huecos cuando se vierte la mezcla en el forjado.

Mezclando cemento

La mezcla est’a compuesta de cemento, arena y, si es necesario, grava. Primero se cargan un n’umero de carretillas de arena y otro n’umero proporcional de cemento. Al comienzo se forma una montanna que luego se divide en dos que con mucho movimiento de las palas se convierte en una argamasa de color cenizo. No sab’iamos la cantidad de fuerza y energ’ia que requiere mezclar cemento. Puede que sea la tarea m’as agotadora de todas las que hemos aprendido aqu’i. Los trabajadores de la obra lo hacen con una destreza que parecen hacerlo sin esfuerzo. En alg’un momento me pareci’o que mezclar cemento es como mezclar harina, con la mantequilla y los huevos para hacer un bizcocho. Y aqu’i, en este voluntariado, cada vez que comenz’abamos a mezclar cemento y aparec’ia esa primera montanna de mezcla la llam’abamos Monte Kenia.

De izquierda a derecha James, Jon, David y George

Karemeno, la regi’on en que nos encontramos, se encuentra casi a los pies de las montannas Aberdare y cuando las nubes lo permiten, se puede ver con nitidez el Monte Kenia. Hemos necesitado semanas y paciencia para finalmente verla. As’i que las montannas siempre est’an presentes. Ver como se levantan las casas que estamos ayudando a construir, es sorprendente y da gran satisfacci’on. Casi como ver el Monte Kenia. Construir una casa en un voluntariado es como mover montannas, aunque a los ojos solo sean de arena y cemento.

ULTIMOS DIAS DE ESCUELA

El d’ia 30 de julio termin’o el tercer trimestre para los chavales. Esta vez tienen vacaciones por un periodo de 4 semanas. La ultima la dedicaron a los examanes y al regreso deberan realizar mas examenes. La vida de los alumnos de secundaria aqui es muy exigente. Algunos se han quedado en Karemeno porque sus familias viven demasiado lejos. Antes de que se fueran les dimos las gracias por habernos acogido de forma tan c’alida y por haber mostrado tanta curiosidad por nosotros y por nuestros lugares de origen. Nos levantamos a las 6 de la mannana para despedirlos. La escuela parece mucho m’as grande sin ellos.

La misma tarde que despedimos a los alumnos de la escuela secundaria volvimos a la escuela primaria para pasar una tarde de juegos con los alumnos. Los seis voluntarios nos dividimos en 3 parejas y cada uno preparamos un juego. Los ninnos y nosotros lo pasamos en grande.

La selva tropical de Aberdare

De izquierda a derecha y de arriba a abajo, el guarda forestal, Ernest, Jon, Eugenia, Paias, Camille, Rocio, Nerea y Asi.

Uno de los lugares para visitar es el Parque Nacional de Aberdare. El tiempo en esta ‘epoca es inestable as’i que no sab’iamos si la furgoneta podr’ia transitar por los caminos que probablemente estar’ian llenos de barro. Por suerte y a pesar de las nuebes, pudimos visitar esta selva tropical tan m’agica. No solemos asociar Kenia con un paisaje de verde tupido con arboles entrelazados con bamb’u. Asi es Aberdare. Todo el grupo de voluntarios pudimos ver manadas de elefantes, zebras y bufalos. Una excursi’on preciosa que recomendamos a todos los que vengan aqu’i.

En este viaje tambi’en nos acompanno Paias, que trabaja en la escuela. Uno de los aspectos mas interesantes del voluntariado es compartir tiempo y experiencias con los keniatas. Estas semanas estamos trabajando codo con codo con los albanniles y estamos conociendo a los profesores del colegio.

pole pole integrandonos

La segunda semana en Karemeno ha llegado a su fin. Pole pole (poco a poco) nos vamos acostumbrando a los horarios y rutinas diarias.

La construccion va avanzando a pasos agigantados, de tal forma que practicamente las paredes estan terminadas y pronto comenzaremos con la construccion del tejado. El trabajo es duro y fisico, cada dia apreciamos mas el sacrificio diario de los trabajadores locales. Teniendo en cuenta los pocos recursos disponibles y sus largas jornadas laborales, un sueldo de 5 euros diarios resulta incomprensible desde nuestros parametros occidentales.

Pero no todo es trabajar. Por las tardes, compartimos con los estudiantes los pocos momentos de ocio que tienen, ya que emplean la mayoria de su tiempo en clase y estudiando. Aunque, esta semana, al estar de examenes, disponen de un poco mas de tiempo libre, por lo que hemos aprovechado para acercarnos mas a ellos.

Hemos tenido la posibilidad de conocer la escuela primaria que se encuentra al lado del colegio High School La Salle, ya que el director nos propuso preparar unos juegos para los/las chicos/as que estudian alli. Una de las cosas que mas nos llamo la atencion fue la pobreza de las instalaciones, y para haceros conscientes de ello os adjuntamos unas fotografias para que valoreis vosotros mismos.

A pesar del impacto que nos causo la primera impresion, una vez empezamos a jugar con ellos, sentimos que estabamos jugando con cualquier chico en cualquier lugar del mundo. Sus caras y sonrisas desprendian illusion, simpatia y felicidad.

Despues de compartir este rato agradable con los chicos y chicas y como es tradicion los miercoles, nos unimos a la misa, curiosamente gestionada totalmente por los chavales, exceptuando el papel del cura. El grado de autogestion de los/las jovenes es totalmente sorprendete, no solo en esto sino en la gestion de todas las instalaciones, la limpieza de las habitaciones, zonas comunes, etc. Como vereis en las fotos, el colegio no es como los que imaginamos o acostumbramos a ver, algunos podrian ser mas grandes que  alguno de nuestros pueblos de interior. La escasez de recursos latente en el pais implica que los alumnos/as tengan servicios comunitarios cada tarde para poder realizar todas estas tareas de mantenimiento, con el objetivo final de ser lo mas autosuficientes posibles. Dichas tareas son tan diversas como realizar el mantimiento de la granja, alimentar a los animales o la limpieza de zonas comunes o clases.

El director del colegio, con afan de hacernos sentir como en casa y parte de su cultura, nos organiza actividades y planes los fines de semana. El pasado fin de semana, tuvimos la oportunidad de descubrir la vida salvaje que Kenia ofrece. Visitamos el Parque Nacional Ol Pejeta, en el que tuvimos la suerte de ver animales en su habitat natural. Pasamos un gran dia, y gracias a momentos como estos, nuestro grupo cada vez es mas fuerte y esta mas consolidado.

Unos de nuestras reflexiones es que siempre se dice y es un poco topico, pero es cierto, que en cualquier parte del mundo puedes aprender cosas que te aporten y te hagan crecer o mejorar como parte de la sociedad.

Las personas son pequenos tesoros repartidos por el mundo.

PrimeroS DIAS EN KAREMENO

Nos advirtieron antes de llegar a Africa de que el tiempo aqui transcurre mas lento, y que tendriamos que adaptarnos al ritmo del lugar. Nadie nos dijo que aqui el tiempo pasa volando y que los teclados no tienen acento. Asi que todas las entradas prescindiran de los acentos y puesto que el tiempo no se queda quieto, puede que se nos escape de las manos y tardeis en leernos.

Llegamos el domingo 14 de julio. El Hno. Stephen vino a recogernos con Camille que habia llegado el dia anterior. Ella estaba muy feliz por la acogida y la hospitalidad de todos los hermanos que conocio en la Casa de Nairobi. El conductor que nos trajo a Nairobi resulto ser un voluntario que lleva 5 meses en Karemeno ayudando de mil maneras. Ernest es profesor de la Escuela Primaria La Salle de Premea de Mar. Desde que hemos llegado nos ha explicado muchisimas cosas que ha descubierto desde que ha llegado aqui. Nos dio un tour de la esculea que trataremos de replicar aqui para que os hagais una idea de la magnitud del proyecto del Hno. Stephen para seguir ampliando esta escuela.

Primera cena con el Hno. Stephen. De izquierdq a derecha: Eugenia, Ernest, Jon, Asi, Nerea, Roc’io, Camille y Stephen

Proyecto PROYDE: Una casa para profesores

El grupo de 6 voluntarios de Proyde estamos ayudando a construir tres casas que alojaran a los profesores de esta escuela secundaria. Karemeno es una region rural del distrito de Laikipia. Es importante construir casas para los profesores porque si no es dificil que los profesores permanezcan en el centro. El anterior grupo de voluntarios ayudaron en la construcci’on de una casa. Con las que construyamos este verano ser’an 5 en total.

Preparando cemento

No nos mintieron cuando nos dijeron que trabajar en la construccion es muy exigente fisicamente. En las fotos no se aprecian las agujetas que tenemos despues de 4 dias en la obra. Y ademas estamos maravillados de la elegancia con la que trabajan los obreros kenianos, parece que hacen todo con naturalidad y sin esfuerzo.

Manana visitamos el Parque Nacional Ol Pegeta. El lunes estaremos listos para seguir haciendo cemento.

Buen finde!