Después de toda la semana trabajando en los distintos talleres de casa joven y compartiendo experiencias con los pibes, decidimos disfrutar el sábado en buenos aires. Conocimos el barrio de Palermo donde vistamos el exótico jardín japonés que , aunque la mayoría de sus plantas no estuvieran en flor, pudimos contemplar los umes típicos de Japón.

Al salir de ahí fuimos dando un largo pero agradable paseo hasta llegar a Plaza Francia. Allí había un mercado de cosas artesanales, donde comimos los deliciosos panes rellenos que no dejaron a nadie con hambre.

La noche la pasamos en casa de los Hermanos de la Salle que nos brindaron otra vez su hospitalidad y nos hicieron una cena deliciosa. El domingo transcurrió tranquilo en la casa hasta las seis de la tarde que emprendimos la vuelta a casa joven.

Comienza la tercera semana en casa joven, nos cuesta creer que haya pasado la mitad de nuestro viaje, pero las fuerzas no se nos terminan.

El martes hicimos una asamblea de pibes argentinos y españoles en la que planteamos unas preguntas y las tratábamos todos juntos, cada uno exponiendo su opinión y respetando el turno de palabra. El intercambio nos sirvió para saber que todos nos complementamos y que compartimos un agradecimiento mutuo. Ellos por que hayamos venido. Nosotros por lo que estamos aprendiendo.

Seguiremos informando.