Vita flumen!

Segunda semana en Nagapattinam. 7:55am, el despertador suena. En cinco minutos es la hora de desayunar, de coger fuerzas para el nuevo día aquí. Es lunes, por lo que tenemos toda la semana por delante. La incertidumbre de no saber cual es nuestra tarea hasta el último momento es continua, y se apodera de nosotros mientras disfrutamos las típicas tortas de arroz que desayunamos todos los días, acompañadas de café ( o té) . Aún no sabemos el papel tan grande que jugará esta improvisación en nuestro día a día.

Después, llega la hora de ir al cole. Nuestro trabajo con los más pequeños va dando resultados: escribimos con ellos los números, las letras… e incluso con algunos los colores.
Y la verdad es que nos sorprende que a pesar de la gran diferencia que existe entre unos y otros en su ritmo de aprendendizaje, todos se saben nuestros nombres. A día de hoy es innegable el cariño que nos hemos cogido entre todos. Por otro lado, con los mayores seguimos con los talleres: máscaras de animales, pulseras, muñequitos con pinzas de la ropa… Además de dar alguna que otra clase de ciencias en las que aprendimos nosotros incluso más que ellos. Hasta hemos podido presenciar los ensayos del desfile que realizarán con motivo del día de la Independencia el 15 de agosto.

Las horas pasan rápido, como todo aquí, y llega el momento de trabajar. Nuestra situación actual es que nos encontramos en una semana de transición, pues los obreros no necesitan muchas veces de nuestra ayuda, por lo que con ellos hemos estado haciendo pequeñas tareas sin importancia. Tendremos que esperar a participar de forma más activa para cuando comencemos a pintar el colegio y el comedor recién construido.

Las noches y los días vuelan. El miércoles es un día un poco distinto, pues celebramos nuestro primer cumpleaños desde que llegamos a la India: el del hermano Reegan. Unas cervezas, una cena especial y una tarta típica de aquí, nos sorprenden a la noche y nos hacen disfrutar de una velada distinta a la que estamos acostumbrados.

De repente, parpadeo y llega el fin de semana. Tras una larga travesía, nos encontramos con otro grupo de voluntarios españoles del sector noroeste, con los que disfrutamos de un gran día visitando dos memoriales y la playa. De esta podemos decir que fue toda una experiencia bañarse. Pudimos vivir en nuestra piel cómo es meterse al agua con ropa, al igual que el resto de mujeres de este país, lo que supuso una aventura no solo a la hora del baño, sino también a la hora de cambiarse después. Sin duda un choque cultural que nos ha marcado mucho a todas las del grupo. Por otro lado, el domingo fue jornada de descanso, muy necesaria tras la semana.

Cómo ya hemos dicho, el tiempo pasa rápido, y la rutina en Nagapattinam, que ya se ha convertido en nuestra casa, nos hace perder la noción del tiempo. En un abrir y cerrar de ojos estaremos de vuelta en España, con muchas cosas que contar, más de las que os contamos aquí y que podamos expresar con palabras. Mientras tanto, de momento tendréis que esperar unos días para saber más de nuestra experiencia aquí. Hasta entonces, kutpai!

Chapter_2 ” Primer día de trabajo”

Hoy ha sido nuestro primer día de trabajo,  y lo hemos dado todo tanto que nos han premiado con 2 h más de sueño mañanaYeahhh!

Somos un grupo grande, de 15 personas así que como dijo el César: ” Divide y vencerás. Así que, mientras unos se han dedicado a cementar un camino, otros han plantado árboles de Teka y los demás hemos desatascado una acequia y hemos empezado la costrucción de otra.

A los 30 minutos el monzón ha empezado a coquetear con nosotros, como de costumbre la cosa ha ido a más y la lluvia ha sido capaz de trasformarse en energía para seguir con el trabajo, llegando a convertirse en una experiencia brutal. Así que mañana seguiremos ” A TOPE” con ello, aunque el hermano Víctor o nuestro Dios a día de hoy , nos dice que debemos tomarlo con calma.

Muy buenas sensaciones, ganas de ayudar y aportar todo lo que esté en nuestras manos, en definitiva , #goodvibesonly”

¡Estamos ansiosos por conocer a los niñas del Bluesky y pasarlo bien con ellas,

Hoy todo el colegio nos ha dado la bienvenida, con vamos cantos y saludos, y mientras izaban la bandera, la banda de música ha tocado el himno nacional .

Toda una declaración de buenas  intenciones por lo que , seguro, merecerá la pena trabajar y cantar bajo la lluvia.

 

Raquel Aranda

Chapter _1 ” Primer fin de semana”

El viaje fue duro y ha hecho mella en nuestros cuerpos. Al llegar nos colocamos en nuestras habitaciones y cenar algo. Nos fuimos a la cama taras unos juegos de cartas.

A la mañana siguiente nos levantamos tarde cerca de las 9:00 de la mañana y le hicimos esperar al hermano Víctor que se ha convertido en nuestro gran protector , es un santo.

Al final nos pusimos en movimientos en las furgos descapotables , toda una aventura y fuimos a ver el paso fronterizo entre Tailandia y Myanmar antigua Birmania. Los chicos del cole son en mayoría Birmanos y cruzan todos los días la frontera , También llamado paso de las tres Pagodas.

El hermano nos llevo a la originaria escuela de Bambú donde con las anécdotas y el ambiente pudimos respirar y sentir el corazón de estos valientes misioneros que incluso son capaces de luchar con los soldados por la educación de los niños . Np se nos va olvidar este lugar nunca y lo mejor que volveremos a celebrar el día de la madre con los chicos.

Por la tarde un lugar increíble con uno de los puentes construidos de madera más largos del mundo. El grupo aprovecho  para mostrarse como es , jovial y con muchas ganas de conocer y disfrutar de este país. Aunque algunos no nos gusten mucho las alturas y pasáramos un rato más particular pero conseguimos vencer al vértigo.

En la cena nos organizamos en dos grupos para los trabajos del día siguiente y además seremos presentados en la izada de la bandera a todo el colegio, Unos muses y demás juegos de cartas y a la cama prontito  porqué aquí  anochece sobre las 20:00

Emilio Escudero