Merci beaucoup

Ha finalizado nuestra aventura africana. Sin embargo, tenemos muchas cosas que contaros. En primer lugar, esta semana no solo hemos intentado poner nuestro granito de arena formando a nuevos profesores de la escuela nueva, sino que hemos finalizado exitosamente los diseños de la pintura de la tapia del  colegio. Esto útlimo ha sido posible gracias a la ayuda del pintor de la escuela, Clemente. Además, tuvimos el honor de ser invitados a la casa del mismo, el cual nos recibió, junto a su mujer, con una gran humildad y hospitalidad.

Nuestras tardes con los niños también han llegado a su fin, los cuales han participado activamente en la  realización de nuesto video para el 300 aniversario de la Salle. Siempre guardaremos con mucho cariño el recuerdo de cada uno de ellos, su sencillez y su alegría en las pequeñas cosas.

De la misma manera, la comunidad de hermanos ocupará un lugar importante en nuestros corazones. Ha sido un ejemplo de acogida, generosidad y fraternidad. Queremos mencionar a todos y cada uno de ellos. Al hermano Marious, por su atención y su capacidad de transmitir la importancia del esfuerzo diario y la constancia en el trabajo. Al hermano Gil, por su templanza y paciencia continua. Al hermano visitador, por contagiarnos su alegría en la forma de vivir. Y, especialmente, al hermano Paco, el cual se ha entregado plenamente a nosotras sin mirar el cansancio, con el cariño y la atención de un PADRE.

En general, cada una de las personas que se han cruzado en nuestro camino dejando una huella en nosotras. Y, especialmente mencionar a nuestras familias, las cuales nos han dado la seguridad que necesitábamos en la distancia y nos han recibido en el aeropuerto, de la mejor forma posible que se podía pedir: al son de la tuna y sus canciones.

Por último, agradecer a Proyde la oportunidad ofrecida para descubrir la riqueza de África y sus incalculables tesoros.

 

Merci a tous et a toutes!

 

! HASTA SIEMPRE!