ASANTE SANA KAREMENO

El Proyecto ya ha llegado a su fin. Aunque la construccion no ha terminado, las casas estan casi acabadas. Esta ultima semana nos hemos dedicado a dar los ultimos retoques a la obra. Mientras las manos profesionales se dedicaban a rasear la fachada y poner el tejado, nuestra labor ha consistido en picar las paredes para poder meter los tubos y cables. Aunque parezca simple, nuestras manos lo han sufrido.

Trabajar por la manana y por la tarde en la obra, nos ha dado la oportunidad de constuir lazos mas fuertes con los obreros. Para dar por finalizado nuestro proyecto, asistimos a una cena de despedida con todos los trabajadores con los que hemos compartido buenos momentos durante nuestra estancia.

En una de nuestras visitas a Nakuru, tuvimos la occasion de conocer el CDC (Child Discovery Centre). Este proyecto esta dirigido por uno de los hermanos de la comunidad de Nakuru y trata de acoger a ninos de la calle, aquellos que viven en situacion de vulnerabilidad. Les proporcionan alojamiento, comida y les dan la oportunidad de acudir a los colegios de la zona. Al hablar con ellos, pudimos darnos cuenta de que son como una familia.

Otra de las visitas que pudimos realizar, fue al colegio St Mary’s de los hermanos de La Salle el cual esta situado en el centro de la ciudad de Nyeri. En este colegio tambien ha habido un grupo de voluntarios, en este caso eran del Reino Unido y tambien se han dedicado a la construccion de un edificio. En este centro hay dos lineas de accion, una dedicada a la educacion secundaria y la otra a la acogida de ninos de la calle. Para entender mejor este ultimo proyecto, nos adentramos en los barrios vulnerables de la zona de la mano de profesores y antiguos alumnos del colegio.

En nuestro tiempo libre, hemos visitado la ciudad de Nyeri y sus campos de te asi como las cataratas Thompson. Estas escapadas nos han abierto mas los ojos en cuanto a la realidad social del pais. Al sumergirnos en lugares poco visitados por los turistas y que en pocas guias aparecen como lugares de interes, vivimos de primera mano la precariedad laboral y el esfuerzo que los trabajadores realizan para llevarse muy poco a cambio. Fuimos testigos de como cargaban cestas llenas de hojas de te tras un largo dia de trabajo.  

Aunque sabemos que sera necesario dejar pasar un tiempo a nuestra llegada para poder asimilar todo lo vivido, podemos anticipar que todas las experiencias tendran  una repercusion en nuestra vida cotidiana. Han sido muchos dias intensos de trabajo, convivencia y compartir y ahora toca lo mas duro que es reflexionar mientras intentamos volver a retomar nuestra rutina.

Por todo esto, solo nos queda decir ASANTE SANA KAREMENO, ASANTE SANA KENYA

un fin de semana diferente

Los ultimos acontecimientos se han acelerado, visita a templo Hindu con plegaria ante las deidades Visnu, Shiva y Hanumann, recorrido por las calles del pueblo de Keesara y bano en la playa de mapatla en la costa del oceano Indico, tras un largo viaje en furgoneta durante casi toda la manana. Pero antes de eso, el sabado pudimos completar una nueva sesion de pintura matutina, acompanada por la tarde de una sesion de vigilancia de examenes (los tienen todos los sabados!!!) , en esta ocasion de Fisica.

Vayamos por partes:

La tarde del sabado pudimos conocer la cara B de nuestro destino, esa que las agencias de viajes no suelen mostrar en las estampas de los preciosos tripticos propagandisticos. El camino hacia el nucleo duro del pueblo estuvo lleno de adversidades. Fuimos en una furgoneta que entremezclaba adelantamientos por derecha e izquierda a motos, «tuctucs», camiones, coches, y lo mas llamativo, reses de ganado, vacas sagradas que no entendian de codigos viales.

Par ser precisos, acostumbrados al metodo de conduccion europeo, la cultura vial de este pais resulta codiciosa para los niveles de adrenalina en sangre.

Al llegar al pueblo, no pudimos evitar sentirnos como afortunados ante la acogida que nos brindaron sus gentes. Ademas de nuestros Hermanisimos de La Salle, venia el director del College en el que damos nuestras clases semanales. El director parecia un idolo alli, donde numerosas familias le requerian para que entraramos en sus casas donde nos ofrecian lo mejor que tenian, desde sentarnos en su salon hasta unos deliciosos pasteles caseros acompanaods de un te o un «thums up» sucedaneo de coca cola que nos ayudaba a refrescarnos y superar la elevada humedad. (aqui el aire pesa, pesa casi tanto como la pobreza que se ve). Tras un recorrido por sus calles, fuimos ganando acopanantes en forma de chavales que nos acompanaban hasta el interior de las viviendas.

Por hacer una breve descripcion de sus casas, las paredes estaban constituidas por una fina capa de ladrillo pintado, y los techos en muchos casos eran como esas placas aluminizadas onduladas que protegen los parkings de coches a los que estamos acostumbrados. Solian tener dos habitaicones, un salon dormotorio y un dormotorio algo mas grande. El bano solia estar ubicado como una pequena caseta exterior.

Todas las visitas a sus humildes hogares terminaban de la misma forma, con una foto grupal que registraba nuestra visita. Ante esta realidad solo eramos capaz de decir una cosa. Gracias

El domingo, pudimos banarnos en la playa, en la cual las chicas se vieron obligadas a sumergirse en el oceano vestidas con ropa que cubria mas alla de las rodillas, podeis imaginar la extrana sensacion que describieron.

Los Hermanos nos brindaron una comida en la que no pudieron ser mas atentos, un improvisado mantel en la trastienda de la playa frente a un estanque con bufalos y vacas.