CAE LA TARDE.

La mañana ha dado paso a una tarde tranquila y apacible, dónde los gorriones descansan en las copas satisfechos tras alimentar a sus crías, la brisa duerme y el sol perfila el monte Kenia y proporciona sus mejores virtudes: el calor. Aquel deseado por todos los seres de las tierras centrales, sus horas favoritas de descanso.

Ese calor infunde a su vez una triste melancolía al grupo, pues los días empiezan a desvanecerse como arena llevada por el fuerte viento y es ahora cuando se acerca el adiós entre ellos y nosotros, parece romperse esa unión tribal construida en juegos de red entre ambos, invitados en sus espacios con té y adentrados más en su realidad.  La vida nos regalará recuerdos, sensaciones y emociones con los pequeños, que cada uno guardará en lo más profundo de su ser.

Se nos ha conmovido el alma en tantas ocasiones y las lágrimas alguna vez han lavado nuestros rostros. Unos simples globos vuelan sobre las secas hierbas, sus redondos ojos los divisan en lo alto y enloquecidos, sus cuerpos se entornan alegres, como himnos y cánticos que corren por su cuerpo, que les invitan a danzar bendiciendo aquello que creen y poseen.

El hogar de piedra se divisa ya en el horizonte y se manifestará siempre como testigo de nuestra presencia, sus viejas maderas le abrazan como cada uno de nosotros impregna en él algo de su tiempo y de su historia.

Quizás es en la sencillez de una tarde dónde se encuentra el verdadero sentido a la esencia de la vida. El despertar ha sido una lucha de la naturaleza, la mañana el conocimiento y la tarde se presenta ahora como el tiempo para mirar dentro de uno. Se ha abierto un sendero que lleva a la noche, al fin de las horas pero que deja un hálito de esperanza pues se dibujan todavía nuevos paisajes. No es el fin. La nueva protagonista será la luna, aquella solitaria en la noche, bella, engalanada de rojo como muestra del calor, de la sangre de los hombres que han unido sus existencias para la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *