Fin de semana -Hacemos turismo

Después de una semana de mucho trabajo, decidimos aprovechar el puente del día de la madre para hacer turismo y conocer un poco mejor la cultura tailandesa
.Comenzamos montando el sábado por la mañana en 2 vans que nos servirían de transporte durante todo el puente. Gracias a Dios, los hermanos se ofrecieron a llevarnos puesto que no había conductores disponibles debido al festivo nacional.
Tras unas horas de viaje y un par de paradas para descansar, llegamos finalmente a nuestro destino: Lopburi o La Ciudad de los Monos. La ciudad en sí no resaltaba por su belleza pero tenía la peculiaridad de la inmensa cantidad de monos que la rodeaban y convivían con sus habitantes. La verdad es que tuvimos algo de miedo a que los monos nos atacaran, ya que tenían predilección por las cabezas de los turistas e intentaban continuamente robar collares, pendientes, pulseras o incluso cigarrillos.
Una vez superado el mal trago (para algunos) de los monos, continuamos nuestro viaje hacia Ayutthaya, Fue un viaje largo pero divertido, entre charlas y música. A Ayutthaya llegamos por la tarde y una vez instalados en el hotel, que fue una gran elección, fuimos a una feria local que descubrimos cerca de un parque al lado del río principal. Para cenar nos decantamos por un mercadillo muy famoso dentro de la ciudad que ofrecía diversos tipos de comida oriental aparte de películas, ropa, etc.
A la mañana siguiente, aprovechando que todas las entradas eran gratuitas por la fiesta del día de la madre, visitamos 5 templos de Ayutthaya, la antigua capital del Reino de Siam (posteriormente Tailandia). Entre ellos destacan el Wat Maha That, en el que se encuentra una cabeza de buda rodeada por raíces de árbol, y el Wat Phanan Choeng con la figura de buda más alta del país, de unos 20 metros. Esa misma tarde hicimos una visita al puente del río Kwai, famoso por la película de Hollywood con el mismo nombre. Y para terminar el día, gracias a la hospitalidad de los hermanos, nos alojamos en su residencia en Kanchanaburi, donde intercambiamos risas y un par de cervezas.
La mañana del lunes, para dar un cierre único al fin de semana, fuimos a las cataratas del Parque Natural de Erawan, donde nos bañamos y terminamos pasando una agradable mañana antes de volver a Sangkhlaburi.
En resumen. fue un fin de semana muy especial para todo el grupo: Marc consiguió un selfie con un mono, Tes vio elefantes y todos nos compramos unos pantalones bombachos que siempre nos recordaran esta fantástica experiencia.
Luis Sola  y Jorge Fernández, a 17 de agosto del 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *