Última semana

¡Hola a todos! Nos despedimos con la última crónica del viaje.

Comenzamos afrontando la semana con sentimientos encontrados, aunque sabíamos que quedaban días para volver a España se nos hacía duro despedirnos de todas las personas que hemos conocido y que nos han acompañado en este viaje.

A lo largo de la semana hemos terminado nuestro proyecto de pintura en el colegio y estamos muy satisfechos por la labor realizada!

Además hemos vivido el día de la independencia de Benín junto con nuestras compañeras de La Salle Maravillas y el hermano Paco, durante el día también visitamos el poblado de Ganvier, donde vimos sus edificaciones sobre el agua (hogares, Colegio, hoteles, etc).

El viernes visitamos con el hermano Rodrigo y Edmundo el centro agricola de Songhaï, situado en Porto Novo.

 

El sábado quisimos finalizar nuestra experiencia realizando una pequeña fiesta de despedida con los niños/as. Donde hicimos talleres de pintacaras, globoflexia, juegos tradicionales…

 

Hoy domingo hablamos de sentimientos. Por una parte nos encontramos felices por todos los momentos que hemos vivido y tristes por todo lo que dejamos atrás. Nos gustaría agradecer en primer lugar a PROYDE por la oportunidad que nos ha brindado de poder participar en este proyecto y fundamentalmente a la comunidad de hermanos y La Salle de Akassato. Queremos hacer una mención especial al hermano Rodri y a Edmundo por la gran labor de acompañamiento que han realizado, por regalarnos su tiempo y por abrimos sus corazones.

¡Una parte de nosotros siempre estará aquí!
Borja, Paula, Arantxa, Andrés, Sara y Alberto.

CONTINÚA LA EXPERIENCIA

Hemos progresado mucho en nuestra aventura y ya formamos parte del ambiente que se nos presenta alrededor. La gente nos identifica y, con cariño, nos recibe cada día.

En cuanto a nuestro trabajo diario, no solo hemos avanzado en la pintura de la tapia, sino que ya hemos empezado a dibujar algunos de nuestros diseños en sus paredes. Cada día sentimos cómo nuestro trabajo se valora, no solo por los niños sino por las familias y la gente de entorno.

 

Nuestras tardes siguen amenizándose gracias a los talleres y juegos que realizamos con los niños. Su número aumenta en grandes dimensiones, haciendo que nos tengamos que dividir en la realización de los mismos.

El pasado miércoles celebramos la Fiesta Nacional de Benín, en la cual se festeja la independencia del país desde hace 58 años. Aprovechamos esta ocasión para encontrarnos con nuestros compañeros de Akassato y, además, tuvimos la oportunidad de visitar juntos la ciudad lacustre de Gambie.

Como veis, continuamos aprovechando y exprimiendo cada uno de los días que nos quedan en África.

  À la semaine prochaine!

 

PREPARADOS_LISTOS_YA…….

Hola a todos:

Después de 3 largos años el grupo de VIM o GP Maravillas 2018 estamos apunto de iniciar nuestra experiencia. Aquí andamos como locos con los preparativos y el whatshapp que echa humo. Hemos quedado a comer para tener un momento de tranquilidad y resolución de últimas dudas. Mañana volamos hacia Tailandia con nuestras respectivas escalas y eso.

Somos un grupo muy unido, con gran potencial y con ganas de vivir una experiencia única. desde aquí dar las gracias a todos los que nos habeis ayudado para estar aquí en la línea de salida y que no menciono para no olvidarme de nadie pero si señalar a las chicas de Edificando, Luis Fernández Vaquero, El HNo Jesús Salazar, Hno Victor y nuestro compañero Iñaki que ha viajado ya a Tailandioa y nos ha dado mucha información.

Ya seguiremos contando, que nervioooos

 

Emilio Escudero

Responsable Grupo GP-Tailandia

SEGUNDA SEMANA EN DIRE DAWA

En poco tiempo hemos conseguido mimetizarnos con “nuestro” colegio, Bisrate Gabriel School. Acudimos diariamente a clase para observar y participar.

Los niños se van haciendo poco a poco a nuestra presencia. Hemos pasado de ser novedad a una parte más de su día a día.

La biblioteca comienza a tomar forma. Ya hemos clasificado todos los libros y ahora nos toca limpiar, etiquetar y colocar. Esta tarea se ha visto reforzada con la llegada de Alfonso y Charo, a los que recibimos con una bonita ceremonia del café. ¡¡Bienvenidos a Dire Dawa!!

Hemos continuado con nuestras visitas al hogar de las Sisters, y hemos compartido ratos y experiencias con el equipo de voluntarios españoles. Esta semana han finalizado su estancia aquí, a la vez que ha terminado el summer camp con los niños. Han realizado una gran labor. Les deseamos un buen regreso a casa.

No todo han sido clases, también hemos ido con los Hermanos a una peregrinación ortodoxa, hemos visitado algún mercado y hemos subido a la montaña para poder divisar la ciudad desde lo más alto.

La convivencia entre nosotros está siendo muy intensa y positiva. Durante estos días estamos compartiendo momentos especiales, como la celebración de tres cumpleaños, e intercambiando vivencias personales que nos están ayudando a conocernos más y a crecer como grupo.

Un beso enorme desde este rincón de África.

COMPARTIENDO MIRADAS Y MUCHO CORAZÓN

 

¡Muy buenas a todos!

Lo primero decir que este viaje está siendo una experiencia nueva y única que cada día vivimos con energía y ganas de aprovechar al máximo nuestras capacidades de aportar nuestro granito de arena.

El día 8 de julio llegamos, somnolientos pero ilusionados, a Asunción, capital de Paraguay, donde nos alojamos en la casa de los Hermanos de La Salle de la ciudad de Fátima. A lo largo de los siguientes días pudimos conocer al grupo de Pastoral del colegio La Salle del lugar, monitores con quienes afortunadamente conectamos y conseguimos hacer que la semana de actividades mañaneras y dinámicas fuese inolvidable tanto para los niños que acudían a estas como para nosotros. Durante las tardes nos dedicamos con esmero a darle un lavado de cara al colegio, restaurando pupitres, dándole color al “tinglado”o lo que fue una de las mejores oportunidades que tuvimos esa semana: dejar volar nuestra imaginación y llenar el centro de color con un mural que sin duda será un sello de este viaje que nos marcará durante tanto tiempo. Éste se basaba en un árbol con sus raíces y una copa frondosa llena de hojas de distintos colores, iluminado por una llama y la estrella de La Salle, simbolizando la diversidad, la unión y el camino que la fortalece.

Llegó el viernes 13 y con él se derramaron algunas lágrimas pues esa semana de juegos con los niños se acababa, pero como siempre ocurre no dijimos adiós, dijimos hasta luego, y aunque nos diese pena tuvimos la oportunidad de pasar el fin de semana con los monitores de Pastoral en un retiro en Piribebuy, lugar del que todos nos enamoramos y donde tuvimos la oportunidad de abrirnos y liberar ese cúmulo de sentimientos que todos teníamos.

Al volver a Asunción dedicamos los dos siguientes días a conocer un poco de la cultura e historia del país, gracias una vez más a ese grupo de Pastoral que en tan poco tiempo nos hizo tanto, y al cual dolorosamente tuvimos que decir “hasta pronto”, pues el miércoles pusimos rumbo a Pozo Colorado, donde nos esperaba otro proyecto igual en el que estamos teniendo la gran oportunidad de seguir reconociendo sonrisas que tiñen de color cada nuevo día.

Aquí tenemos la oportunidad de vivir junto a los Hermanos de La Salle, las Hermanas de José Cluny y el otro grupo de voluntarios.

Nos levantamos cada día con los ojos abiertos y el corazón lleno de ilusión para dar y recibir.
Estamos colaborando en la construcción de unos “camineros ” para conectar los edificios y hacer un techado para evitar la lluvia. También tenemos la oportunidad de entrar en las clases para dar algunos temarios, hacer deporte, participar en talleres y disfrutar de los cientos de sonrisas con los que, cada día, nos encontramos.

Y bueno, este ha sido en resumen de estas primeras semanas en Paraguay del grupo de Gente Pequeña del Colegio La Salle Sagrado Corazón. Sin duda está siendo algo innovador en nuestras vidas. Una experiencia que nos está haciendo madurar y ser conscientes de la realidad de que con muy poco se puede hacer mucho. La felicidad de un niño no se logra con regalos, sino con acciones. Parece que no, pero mejorarle el día a alguien es algo sencillo y que solo requiere un poco de tu tiempo.

Seguiremos comentando nuestras vivencias en este proyecto que tanto está haciendo en nuestras vidas.

¡Hasta pronto!

Tailandia 2018: CHAPTER VII “Grado superior en cementación de carreteras”

En este grupo tan curioso y peculiar de gente que hemos decido venir de voluntariado a Tailandia, hay desde estudiantes de ingeniería hasta estudiantes de medicina, pasando por estudiantes de criminología, matemáticas e informática y farmacia, además de dos profesores. Después de un mes en Tailandia, volvemos a Madrid con el título de obreros especializados en cementación de carreteras.

 

 

El día que llegamos nos encontramos con un camino lleno de piedras y barro. Nuestro principal objetivo era construir una carretera en ese terreno y las principales dificultades, nuestro nulo conocimiento sobre la técnica de asfaltar y la lluvia. Los días de lluvia era imposible asfaltar ya que el cemento se volvía tan líquido que ni los verdaderos obreros eran capaces de moldearlo para hacer la carretera. Esto significaba que los días que no llovía (muy muy pocos) había que hacer lo máximo posible por avanzar.

Desde el primer día los obreros nos dejaron ayudarles en todo lo que queríamos. Nos dijeron qué hacer y cómo hacerlo. El hermano Víctor nos compró botas especiales y guantes. Antes de poner el cemento como tal tuvimos que allanar el terreno con rastrillos y arena. La primera parte de la carretera fue la más dura ya que estaba en cuesta y el camión del cemento no podía llegar hasta arriba. Tuvimos que subir el cemento en cubos poco a poco. Acabamos con la espalda destrozada. Cuando terminamos la cuesta, el resto fue más fácil. El camión iba soltando el cemento y nosotros teníamos que esparcirlo y darle forma de carretera. La mejor parte era la de alisar el cemento. Todos queríamos hacerlo.

Tuvimos que estar un par de días sin poder asfaltar debido a las lluvias y pensamos que no nos iba a dar tiempo a terminar la carretera.

Agné era el jefe de los obreros y se notaba que era el que más sabía. Llevaba una gorra del Bronx y siempre mascaba tabaco. Aunque hablaba tailandés y ni una sola palabra en inglés, conseguimos entendernos y siempre sabíamos lo que teníamos que hacer. Nos fijábamos en cómo hacía las cosas y le imitábamos.

Al final conseguimos terminar nuestro trozo de carretera y quedó genial.

He de decir que, personalmente no entendía la necesidad de construir una carretera ahí, pero cuando tuvieron que suspender las clases después de dos días sin parar de llover porque los camiones que recogían a los niños para traerlos al cole no podían salir debido a que se quedaban atascados en el barro, entendí que la carretera era esencial para la educación de todos estos niños.

Puedo decir que las agujetas, los trozos de cemento en el pelo, las ampollas en las manos, la ropa de asfaltar destrozada y todo el esfuerzo, han merecido muchísimo la pena.

Quiero dar las gracias a La Salle Sanghklaburi, a los hermanos de aquí, a los obreros, a mis compañeros y a Tailandia por esta increíble experiencia.

Me he dado cuenta que quien quiere, puede. Nosotros teníamos claro que nuestro objetivo era construir esa carretera y sin haberlo hecho antes ni tener idea de cómo hacerlo, nos vamos de aquí dejando una carretera a nuestras espaldas. Y no solo eso, sino que hemos querido hacer de esta experiencia la mejor, y lo hemos conseguido.

 

Meri

SUMANDO SONRISAS

Hemos puesto fin a la segunda semana y queríamos compartir con vosotros las diferentes vivencias que han ido aconteciendo.

Seguimos realizando nuestras labores de pintura en el nuevo cole. Sin embargo, esta semana los más pequeños han querido hacerse participes de la misma. Por otro lado, esta actividad la hemos acompañado con labores de jardinería plantando árboles en las zonas comunes del nuevo colegio.

Junto a esto, el grupo de niños con los que realizamos talleres por las tardes cada vez es mayor. Este hecho supone una gran satisfacción personal y motivación para continuar con nuestro proyecto a lo largo de nuestra estancia.

 

El vínculo con los niños poco a poco se va fortaleciendo. Ya no somosnosotras las que necesitamos ir a buscarlos, sino que son ellos los que nos esperan con ilusión cada tarde en la puerta del colegio.

Finalmente, no nos queremos despedir sin mencionar  la visita que ha tenido lugar este fin de semana a la ciudad De  Ouidah, que hemos realizado gracias a la ayuda del Hermano Paco. Un lugar imprescindible para conocer la cultura y la historia de Benin y sus alrededores.

À toute à l’heure!

CAE LA TARDE.

La mañana ha dado paso a una tarde tranquila y apacible, dónde los gorriones descansan en las copas satisfechos tras alimentar a sus crías, la brisa duerme y el sol perfila el monte Kenia y proporciona sus mejores virtudes: el calor. Aquel deseado por todos los seres de las tierras centrales, sus horas favoritas de descanso.

Ese calor infunde a su vez una triste melancolía al grupo, pues los días empiezan a desvanecerse como arena llevada por el fuerte viento y es ahora cuando se acerca el adiós entre ellos y nosotros, parece romperse esa unión tribal construida en juegos de red entre ambos, invitados en sus espacios con té y adentrados más en su realidad.  La vida nos regalará recuerdos, sensaciones y emociones con los pequeños, que cada uno guardará en lo más profundo de su ser.

Se nos ha conmovido el alma en tantas ocasiones y las lágrimas alguna vez han lavado nuestros rostros. Unos simples globos vuelan sobre las secas hierbas, sus redondos ojos los divisan en lo alto y enloquecidos, sus cuerpos se entornan alegres, como himnos y cánticos que corren por su cuerpo, que les invitan a danzar bendiciendo aquello que creen y poseen.

El hogar de piedra se divisa ya en el horizonte y se manifestará siempre como testigo de nuestra presencia, sus viejas maderas le abrazan como cada uno de nosotros impregna en él algo de su tiempo y de su historia.

Quizás es en la sencillez de una tarde dónde se encuentra el verdadero sentido a la esencia de la vida. El despertar ha sido una lucha de la naturaleza, la mañana el conocimiento y la tarde se presenta ahora como el tiempo para mirar dentro de uno. Se ha abierto un sendero que lleva a la noche, al fin de las horas pero que deja un hálito de esperanza pues se dibujan todavía nuevos paisajes. No es el fin. La nueva protagonista será la luna, aquella solitaria en la noche, bella, engalanada de rojo como muestra del calor, de la sangre de los hombres que han unido sus existencias para la eternidad.

La experiencia continua!!

Buenas a todos! Seguimos nuestra travesía por Akassato descubriendo día a día los encantos que nos deja esta maravillosa ciudad. Prosperamos poco a poco en nuestro proyecto por las mañanas en el colegio de La salle. Los muros ya está casi pintados y como podéis ver en la fotografía hemos empezado a diseñar los dibujos que dará vida a este recinto.

Por la tarde seguimos con diversas actividades, con los alumnos y alumnas del colegio, esta semana los alumnos más pequeños nos han sorprendido con un taller donde representaban la estrella de La Salle. Se lo pasaron genial!

A su vez los más mayores realizaron un taller de confección de pulseras, aprendiendo juegos tradicionales.

Como sorpresa de final de semana, el viernes grabamos un vídeo para conmemorar el 300 aniversario de La Salle, donde participaron alumnos/as, profesores y voluntarios.

En nuestro tiempo de ocio la comunidad de hermanos y nuestro amigo Edmundo, profesor de español del cole, nos acompañan a visitar Akassato y otros lugares de Benín.

Este sabado pasado hicimos un tour por Bohicon, el hermano Rodri nos llevó a visitar le palais du Roi Glèlè, más tarde acudimos a la comunidad donde reside el hermano Paco Fallado y el hermano Gil, que nos mostraron el proyecto que estar realizando nuestras compañeras del colegio Maravillas de Madrid.

Para acabar el día Edmundo tuvo la generosidad de abrirnos las puertas de su casa para que conociéramos su familia y su forma de vivir.

 

 

 

 

 

Hoy domingo despedimos la semana agradeciendo a la comunidad de hermanos donde residimos con otro plato español, unas suculentas tortilla de patata.

Encaramos esta última semana con mucha ilusión y ganas, sabiendo que esta experiencia siempre quedará grabada en nuestros corazones.

 

Un saludo desde Akassato.

Ya en tierras Guaraníes. Paraguay 2018

Mba´eichapa (¿cómo están? Guaraní)

Después de un largo viaje, el jueves 19 llegamos por fin a la escuela internado San Isidro Labrador situada en Pozo Colorado en la zona del Chaco Paraguayo.

El Chaco es una zona rural en la que están establecidas distintas haciendas que dan trabajo a los habitantes de la zona. Debido a la situación geográfica y las condiciones de vida, en 1968 se inauguró el internado para dar respuesta a las necesidades que los habitantes de los alrededores requerían. En ese entonces, comenzó con 7 varones y actualmente, el colegio cuenta con 304 alumnos mixtos siendo la gran mayoría internos.

A nuestra llegada coincidimos con un grupo de voluntarios de gente pequeña de 3 monitores y cinco chicos procedentes de La Salle Sagrado Corazón de Madrid.

Todos hemos colaborado en el acondicionamiento de la escuela para el recibimiento de los alumnos, los cuales han ido llegando a lo largo del fin de semana con mucho entusiasmo. A su vez, hemos sido informados de las labores que cada uno va a ejercer durante nuestra estancia, siendo prioritario el apoyo educativo.

Esta semana hemos comenzado la rutina diaria con muchas ganas, incluyendo las clases y el funcionamiento propio del internado. Seguiremos contando nuestra experiencia en el Chaco Paraguayo… chau